3 Pasos Para Dominar Tu Ego Con Facilidad

Originariamente publicado en E.E.U.U. para Medium.com

La mejor guía para dominar tu Ego y finalmente transformarlo en un aspecto positivo de tu personalidad

En el transcurso de los últimos años he leído una tonelada de libros y artículos sobre el ego que me han proporcionado ideas muy valiosas y herramientas útiles para luchar activamente contra él y superarlo casi a diario (espera un momento, ¿no es mi ego el que habla?).

Pude reconocer, la mayoría de las veces, cuándo se manifestaba intensamente a través de la observación atenta de mis pensamientos, acciones y reacciones como si fuera un extraño observándome a mí misma, así como a mis sentimientos.

El problema con esto es que las personas a menudo ven el ego como un problema en sí mismo. ¿Adiviná qué? Tener un gran ego, o uno de tamaño decente no es el problema. Ni siquiera es algo contra lo que deberías luchar así como se lucha contra los zombies en The Walking Dead. Éste es el por qué:

  1. Es Una Cuestión De Perspectiva

 

Cuando tu conocimiento sobre vos mismo es lo suficientemente bueno como para reconocer que cierta idea, pensamiento o acción puede venir directamente de la gran boca de tu ego, podés enfrentar esto como un problema o verlo como una oportunidad. En primer lugar, debés estar agradecido por tener una comprensión tan profunda de ambos conceptos (alma / tu ser verdadero / tu ser interior y, por otro lado, tu ego), y también, por ser capaz de identificar quién es el que está hablando. La mayoría de las personas ni siquiera saben de qué se trata, por lo tanto tampoco prestarán atención a la enorme oportunidad que enfrentan. Por otro lado, siempre podés elegir cómo mirar las cosas. Cuanto más veas a tu ego como un problema, más negativo será el enfoque al que lo guiarás cuando intentes solucionarlo o, mejor dicho, trabajar sobre él.

Para cambiar esa creencia y aprovechar realmente la oportunidad de crecimiento / auto descubrimiento que acaba de surgir, comenzá por ver al ego como lo que realmente es: una proyección de vos mismo, un yo construido por ideas, ideales y estándares que alguien más ha insertado en tu cerebro. Al ver esto como una oportunidad para crecer, se generará una actitud positiva para trabajando sobre él, ya que dejarás de verlo como un problema.

 

  1. Aprende A Usarlo A Tu Favor

 

Una vez que hayas dominado el primer paso y ya no te sientas amenazado por la presencia de tu ego, entonces podrás cambiar totalmente el resultado de reconocer su presencia usándolo a tu favor. Todos venimos a este mundo para aprender y evolucionar, y si no tuviéramos nuestro ego, simplemente no sería posible para nosotros crecer como seres humanos. Si las almas son eternamente amorosas, perfectas, infinitas, entonces los seres humanos tenemos la misión de reparar nuestros desperfectos aquí en la tierra. Si no tuviera mi ego y sus “problemas”, entonces no tendría la oportunidad de desafiarme a mí misma, fracasar y aprender, caer y levantarme y en última instancia, aprender constantemente.

Necesitamos servirnos a nosotros mismos de nuestro maravilloso ego para evolucionar tanto mental como espiritualmente. Al final del día, para eso estamos aquí. Para aprender.

 

  1. Se Pone Cada Vez Más Fácil

 

Cuando tu consciencia se vuelve aguda podés detectar fácilmente cuándo una determinada declaración proviene desde un lugar de ego, pero no sólo de vos mismo; también reconocerlo sobre otras personas se vuelve mucho más fácil. Por ejemplo, recuerdo la vez que mi pareja se enojó conmigo cuando apenas empezamos a salir, e intentó provocar una pelea sobre algunos episodios de mi pasado. Pude darme cuenta rápidamente que su ego me perseguía, y lo detuve mostrándole de dónde venían sus palabras, diciéndole que las declaraciones del ego tienden a confrontar, a destruir, y que una relación está destinada a construir. Inmediatamente después, me escuché a mí misma diciendo: “Quiero una relación sana, no estoy dispuesta a tolerar patrones que identifico como destructivos e insanos, y como no desarrollo apego emocional no dudaría en alejarme de vos si nos encuentro teniendo una relación enfermiza”.

Así que ahí lo tenés, confronté su ego con el mío.  “Quiero una relación sana, no estoy dispuesta a tolerar patrones que identifico como destructivos e insanos”,  era suficiente, ya que significaba compartir abiertamente un límite saludable. Pero: “Como no desarrollo apego emocional no dudaría en alejarme de vos si nos encuentro teniendo una relación enfermiza”, era una afirmación completamente teñida de ego. El ego se encapricha por que las cosas sean de determinada manera, de una forma que responde a un modelo, a una proyección de un ideal. Además, en este caso, mi ego necesitaba notificar a mi compañero una frase tal como “No estoy apegada a vos”, convirtiéndome en la persona pasiva-agresiva de la discusión.

Tuve la “suerte” de detectar ese ego y pedir las debidas disculpas. El punto es que no se trata de una cuestión de suerte más que de una cuestión de constante presencia y observación. Dominar esto requiere un observador completamente presente, una práctica diaria y una mente quieta.

La buena noticia es que esto se vuelve más fácil con la práctica, y la “aún mejor noticia” es que no sólo se pueden frenar discusiones poniendo las cosas en perspectiva para ambas partes en cualquier disputa, sino que también se puede proporcionar un espacio de crecimiento para todos creando enfoques diferentes y positivos para cualquier entuerto basado en problemas de ego que surja en cualquier tipo de relación.

Esto te da un poder tremendo en comparación con el resto de las personas que viven sus vidas de forma reactiva, permitiendo que sus emociones controlen completamente sus reacciones.

 

Entonces, la próxima vez que enfrentes a tu ego o el de otra persona, no lo mires con ojos de recelo. Aceptá la oportunidad que se te ha brindado, actuá sobre ella de una manera constructiva y finalmente aprendé del observador, que sos vos.

Hacete amigo de tu ego, porque al final del día, al enfrentarlo constantemente, él será quien te enseñe las mejores lecciones que podrías aprender en tu vida.

Empoderate a vos mismo.

Convertite en tu propio amigo.


Suscríbete al Newsletter para ser el primero en enterarte cuándo estarán disponibles las próximas Sesiones Individuales de Coaching Gratuito de 2018

Categorías Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close